English French German Italian Portuguese Russian Spanish
 

Flora y Fauna de Fuerteventura

flora-faunaFlora y Fauna Fuerteventura

Flora y fauna de Fuerteventura

 

Ante la falta de vegetación la Geomorfología representa el factor paisajístico dominante, con aparición de formaciones de alto valor por su singularidad visual, interés científico, cultural o didáctico. Las formaciones de mayor valor corresponden a zonas de volcanismo reciente, a las representativas de las formas erosivas de los edificios volcánicos antiguos, las recubiertas por jable, las sedimentarias del Complejo Basal y en las que aparecen fósiles, que permiten la datación geológica.

Las zonas concretas son:

Parque Natural de las Dunas de Corralejo e Isla de Lobos, con increíbles y evocadores paisajes de arenas doradas y hermosísimas playas de aguas transparentes de sorprendente tonos azules y turquesas; Montaña de Tindaya, el Malpaís de Bayuyo, auténtica prolongación geológica de la isla, y en especial la alineación de conos de cínder, visitable a través de los senderos trazados al efecto; el Malpaís de las Arenas, el Malpaís de los Arrabales y la zona de la Caldera de Jacomar, la costa del Puerto de la Peña, y el conjunto de playas levantadas.

La zona de jables de Lajares e Istmo de la Pared; El Cuchillete de Buenavista y el Macizo de Jandía.

 

 cabras camellos

 

A pesar de la escasez de vegetación, factores microclimáticos propician la aparición de endemismos vegetales en áreas completas existiendo algunas de elevado nivel naturalístico, bien por ser ejemplos de formaciones representativas en estado próximo al natural. Entre ellos podemos destacar las siguientes zonas:

Las laderas de Vallebrón, el Macizo de Vigan o la Montaña de Cardones. Muy de destacar, las zonas protegidas del Saladar de Jandía, los Riscos del Carnicero y los riscos del Macizo de Jandía y por último son destacables los palmerales del Valle de Gran Tarajal y Ajui riquísimas muestras ambas tanto de la palmera datilifera (Phoenix Dactylífera) como de la palmera canaria (Phoenix Canariensis).

 

LA CABRA MAJORERA

 

 

La raza Caprina Majorera puede considerarse una de las joyas de la ganadería en Canarias, tanto por el número de ejemplares que aporta al censo ganadero del archipiélago, como por la importancia de sus producciones lecheras, dedicadas a la elaboración de queso. Se trata de una raza ampliamente extendida por todo el archipiélago, encontrándose un mayor censo en las islas de Fuerteventura y Gran Canaria.

El prototipo responde a las siguientes características:

Aspecto general: Animales longilíneo, subhipermétricos, de perfil generalmente recto o subconvexo. Presentan un biotipo marcadamente lechero y su característica principal es la adaptación a la aridez.

Capa: Policromada, con predominio de las capas compuestas tanto las uniformes como las discontinuas. El pelo es corto aunque es frecuente la presencia de raspil en los machos. Las mucosas oscuras con abundante pigmentación.

Cabeza: Grande, con orejas largas y cuernos en forma de arco que a veces se retuercen en el extremo distal. Los machos tienen perilla.

Extremidades: Fuertes, largas y finas, con articulaciones manifiestas y pezuñas de color oscuro. Aplomos correctos.

Mamas: De gran desarrollo, a veces exagerado, sobre todo en las cabras de gran producción, debido entre otras cosas a la práctica de un solo ordeño

Deja un comentario